Cerca de 60 hosteleros de Cuenca y provincia participaron en la clase magistral que, bajo el título genérico de  ‘Del papel a la mesa’, se celebró en el restaurante Essentia de Tarancón con presencia también, entre otras autoridades, del alcalde de Cuenca, Ángel Mariscal, el director provincial de Economía, Empresas y Empleo, Óscar Martínez, y el diputado provincial Francisco Javier Doménech.

Un acto que ha servido como punta de lanza para apoyar la candidatura de Cuenca como Capital Gastronómica Española en 2018. No en vano, durante el acto los asistentes pudieron estampar su firma en unas hojas colocadas a las puertas del recinto que acogió el acto para mostrar su apoyo a esta candidatura.

La lección magistral, que en esta ocasión fue desarrollada por Adolfo Muñoz, Premio Nacional de Gastronomía y gran embajador de la gastronomía de nuestra región por España y el mundo entero, se centró en la experiencia de este gran chef desde sus inicios profesionales tanto en la parte gastronómica como empresarial. En este sentido, Muñoz afirmó que más que sorprender con sus platos lo que intenta es plasmar la idea de que cuando se cocina algo, en el caso de una perdiz, es trasladar a los profesionales que “una perdiz no solamente se puede hacer estofada o escabechada, sino que se puede hacer de otra manera y elevarla a un nivel internacional como se merece”. El segundo de los platos que elaboró tenía como fin elevar a producto de alto nivel el azafrán, de ahí que se decantara por la elaboración de un arroz “para demostrar a los profesionales que el azafrán no es caro y que le da mucha fuerza a la cocina, lo que pasa es que es un producto que está mal utilizado”.

A preguntas de los periodistas, Adolfo Muñoz, ha reconocido que se ha producido una evolución en la gastronomía de nuestra región, y a este respecto ha recordado que en esta región “ha habido profesionales que son muy interesantes que han trabajado para ello”, pero cree que “nos falta más la ciencia, cosas que vayan plasmándose por escrito…  Hemos avanzado en técnicas, en tecnología, en lujo de instalaciones como las del “Essentia” en Tarancón, pero nos falta la ciencia”. Muñoz ha afirmado durante su intervención que lo que más feliz le ha hecho durante estos años de profesión ha sido “servir a los demás” y en este sentido ha subrayado que “es importante la ilusión en el día a día en la cocina y eso nunca se debe perder”.

Por su parte, Quique Cerro, cocinero y asesor gastronómico además de delegado regional de Eurotoques en Albacete, puso en valor la gastronomía de nuestra región, para lo que aboga por hacer uso del producto de nuestra comunidad y de cuidarlo al máximo. Por eso dejó bien claro que desde Eurotoques “hacemos gala de ser embajadores de los productos de nuestra tierra: del azafrán, de los aceites, los vinos o quesos, entre otros”. En definitiva, apuntó, que de lo que se trata en esta Master Class es la de explicar a los asistentes “las bondades de las que disponemos en nuestra comunidad autónoma, y sobre todo que la gente se dé cuenta de que el cocinero y la cocina y sus restaurantes somos el escaparate ideal para mostrar los productos autóctonos nuestros”. Cerro, al igual que Muñoz, cocinó dos platos en los que combinaba perfectamente la tradición y la creatividad, y precisamente uno de ellos pretendía ser un homenaje al gran chef Quique Dacosta que es una rosa comestible y el otro un salteado de trigo tierno con pimentón, azafrán, panceta y chistorra.

Share This